Las cubiertas son el elemento constructivo más elevado de cualquier edificio. Su función es proteger el techumbre, es decir, toda la parte superior y su estructura. A esta parte tan importante de una construcción se le conoce, habitualmente, como tejado, aunque esto solo sería correcto si el material que compone dicha cubierta es la teja. No obstante, hoy en día tenemos infinidad de materiales para poder construir cubiertas, como la pizarra natural, los azulejos o las piezas cerámicas, de metal, las tejas de arcilla o de hormigón, la madera, el polímero plástico, etc.

Podemos encontrar diferentes tipos de cubiertas, aunque por lo general se clasifican entre las que más tradición y recorrido tienen: cubiertas planas (climas secos) y cubiertas inclinadas (climas lluviosos).

Problemas más comunes: cuándo impermeabilizar

Para que una cubierta cumpla al dedillo su máxima función protectora, su impermeabilización debe estar en perfecto estado. A continuación, os mostramos cuáles son las principales patologías que puede presentar la cubierta de tu casa, en función del tipo de cubierta y del material:

  1. Lesiones en la cobertura: deterioro de los materiales que la conforman ( por envejecimiento, factores metereológicos o falta de mantenimiento), aparición de líquenes, hongos y otro tipo de vegetación, roturas y desprendimientos, fisuras o grietas, así como defectos de ejecución.
  2. Fallos en la estructura: xilófagos, descomposición por falta de ventilación, exceso de humedad, rotura en tabiques y tableros cerámicos o también por un diseño defectuoso.
  3. Problemas en el sistema de evacuación de pluviales: canalones mal dimensionados, deformados o con poca pendiente, atascos, etc.
  4. Lesiones en salientes: chimeneas, cumbreras, limahoyas y/o limatesas.

Tipos de impermeabilización en cubiertas: cómo poner solución

Si has observado en la cubierta de tu edificio alguno de estos signos, que no cunda el pánico, ¡todo tiene solución! Échale un vistazo a todos los tipos de impermeabilización que existen en la actualidad, y ponle remedio al problema con la ayuda de un profesional cualificado que ofrezca estos servicios:

  • Protección con espuma de poliuretano: para una máxima elasticidad y dureza. Al pertenecer a los sistemas de membrana líquida se crea una capa bien adherida al soporte, sin juntas.
  • Lámina asfáltica (compuesta por betún elastómero): es un revestimiento termofusionable que se adhiere firme en toda la superficie de la cubierta.
  • EPDM (formado por caucho polietileno): se trata de un material muy elástico, resistente y versátil. Algunas marcas ofrecen garantía de durabilidad de hasta de 50 años.
  • Membrana de PVC: resistente a los rayos UV, ofrece una alta durabilidad y estabilidad frente a las inclemencias del tiempo.
  • Revestimiento con protección antiabrasiva
  • Revestimiento anticorrosivo

“El paso más pequeño es mejor que ningún progreso”

En ANT Soluciones Integrales queremos ayudarte antes de que el problema se agrave, siendo más complejo y costoso de solucionar.

Contamos paras ello con equipos de última generación y los mejores productos del mercado. Además, todos nuestros trabajadores son excelentes profesionales especializados en cualquier tipo de impermeabilización, ya sea en cubiertas, muros, aljibes, sótanos, depósitos o piscinas.

Pide tu presupuesto llamando al 964 296 676. Te garantizamos la mejor relación calidad – precio, ajustada a tus necesidades y a tu bolsillo.