¿Quién no ha sufrido alguna vez de goteras en casa o en el trabajo? Se trata de un problema habitual que, si no es solucionado a tiempo, puede convertirse en un auténtico dolor de cabeza. Su existencia puede tener efectos nocivos para la salud y causar daños estructurales en nuestro hogar. Descubre la mejor manera de deshacerse de las goteras en el techo y en las cubiertas.

¿Por qué tenemos goteras en el techo de casa?

Las goteras son ocasionadas por filtraciones de agua a través del techo de una casa u otro tipo de construcciones. Si la gotera aparece con la lluvia, los lugares afectados suelen ser el tejado o la terraza. La rotura de una teja o una fisura en la superficie externa de la vivienda, suelen ser las causas más comunes. La gotera también puede estar relacionada con un problema estructural interno del edificio y aparecer como consecuencia de fugas de agua en alguna tubería.

¿Cómo nos pueden afectar las goteras en nuestro hogar?

Este problema provoca la aparición de humedades que, a mediano o largo plazo, deteriorarán los materiales de construcción y dañarán la estructura edilicia. También puede afectar a las instalaciones eléctricas y generar apagones o cortocircuitos.

Las humedades generan, además, un efecto desagradable desde el punto de vista estético. El resultado es un techo con pintura corroída o descascarada y manchas, consecuencia del líquido impregnado en las superficies afectadas.

Pero además, las goteras perjudican nuestra salud. Las casas excesivamente húmedas favorecen el desarrollo de hongos, mohos y ácaros. Estos gérmenes pueden causar problemas respiratorios y reacciones alérgicas. La acumulación de humedad influye, del mismo modo, en la aparición de cuadros reumáticos o estados gripales.

¿Cuál es la mejor manera de deshacerse de las goteras en el techo?

Para solucionar este problema es necesario hacer una primera evaluación de la zona afectada. Con la ayuda de un profesional podrás conocer el tipo de humedad que tiene la construcción. Éste es el primer paso para ponerle remedio y realizar una impermeabilización con el material adecuado.

Lo importante es que no dejes pasar mucho tiempo una vez detectes los primeros signos de humedad, pues de lo contrario será cada vez más difícil revertir el daño que ocasionan las goteras en el hogar.