El cambio climático nos toca cada vez más de cerca. Inviernos más fríos y veranos insoportablemente calurosos significan mayores gastos para aclimatar nuestros hogares. El sistema SATE de aislamiento térmico por exterior, del que somos aplicadores aprobados, es la solución más eficiente, ya sea para una obra nueva como para la rehabilitación energética de un edificio antiguo. En este post os hablaremos de las principales ventajas que ofrece.

Ahorro de energía y menos contaminación

El aislamiento térmico de un edificio supone un ahorro energético del 30-35% o más en el consumo de calefacción y aire acondicionado por la disminución de las pérdidas. Asimismo, esto conlleva una disminución de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Viviendas más confortables

Los edificios utilizan diferentes materiales para su construcción. Algunos son más permeables al frío y al calor que otros. Esta combinación produce una zona de discontinuidad térmica, a través de la cual el frío y el calor se cuelan hacia el interior. Esta característica, conocida como “puente térmico”, puede ser subsanada con un revestimiento exterior. El resultado será un hogar más confortable tanto en verano como en invierno.

Adiós a las humedades

El revestimiento SATE compensa la aparición de fisuras en el exterior de edificios antiguos. Las grietas son la principal vía por la que se filtra el agua que genera humedades. Una vez instalado, este sistema está diseñado para resistir el paso del agua de lluvia, lo que mantendrá la estructura original más seca.

Sin molestias a los propietarios

Durante la instalación de este revestimiento se evitan por completo las incomodidades tan habituales de las reformas. Al no ser necesarias obras en el interior de las viviendas, sus ocupantes no  deberán modificar sus hábitos cotidianos. Además, tampoco se reduce la superficie habitable dentro del hogar.

Una fachada con estilo y una revalorización de la
propiedad

Los acabados del sistema SATE pueden cambiarle la cara a un edificio, haciéndolo más vistoso estéticamente. La mejora en la eficiencia energética se traducirá en una revalorización de todo el conjunto.

Aumenta la vida útil del edificio

Con un sistema de aislamiento térmico por exterior, el edificio tendrá una protección más duradera frente a los agentes atmosféricos. Su estructura se verá reforzada y renovada mejorando la vida útil de la propiedad.

¿Te interesa el Sistema SATE de aislamiento térmico por exterior para poder disfrutar de todas estas ventajas? En Ant Soluciones trabajamos con todo el respaldo técnico y las garantías de Sika. Infórmate con nosotros y pídenos presupuesto sin compromiso.